¿Por qué es importante que se apruebe una nueva Ley de VIH?

Ayer obtuvo media sanción el proyecto que se debate actualmente. Fue la primera vez que se logró apoyo conjunto e intersectorial, tras casi 9 años de trabajo y 4 propuestas presentadas.

06 Mayo de 2022 16.11

Como cada vez que en el recinto se amplían derechos y se ensancha la democracia, los palcos de la Cámara Baja desbordaron de gritos, emoción y banderas flameando cuando se conoció el resultado de la votación: 241 afirmativos y 8 negativos aportados por los bloques liberales, libertarios y de Juntos por el Cambio. Por otro lado, al conocerse el resultado Natalia Zaracho, Carolina Gaillard, Monica Fein entre otros diputados se pusieron de pie y en agradecimiento aplaudieron a su vez a las organizaciones que tras años de lucha gestaron una Ley capaz de cambiarle la vida a una población invisibilizada.

Al concluir la votación, la presidenta de la Comisión de Diversidad y Mujeres, Mónica Macha explicó que “al cambiar el enfoque biomédico no solo se garantiza la medicación, sino que lo más importante es que se garantizarán otros aspectos que tienen que ver con la calidad de vida y la salud integral de las personas”.

Además agrega: “Y no sólo eso, también resguarda a las personas que conviven con VIH de distintas instancias de discriminación”, en clara referencia a uno de los ejes principales de esta nueva ley como la prohibición del test de VIH, Hepatitis, TBC e ITS en los exámenes médicos preocupacionales.

 

Nueve años de lucha por la ley de VIH

 

Fue la primera vez que se logró apoyo conjunto e intersectorial tras casi 9 años de trabajo y 4 proyectos presentados. Firmaron como co-autores 61 diputados de los distintos bloques y además el proyecto contó con el apoyo del Poder Ejecutivo, a través de distintos organismos del estado como el Ministerio de Salud, el de Mujeres, Géneros y Diversidades, el INADI y la ANSES.

En 4 décadas de esta pandemia, hemos aprendido que el virus no solamente vive en la sangre, sino también en la sociedad. Que el virus ataca el organismo, al físico, pero también genera estigma y discriminación social, y eso ataca a todos los ámbitos de la vida de la persona” reflexiona Matías Muñoz, abogado y presidente de la Asociación Ciclo Positivo. Entre los puntos fundamentales de la Ley de VIH se encuentra la creación de un nuevo régimen de seguridad social que incluye jubilación anticipada y pensiones no contributivas para quienes se encuentran en situación de vulnerabilidad social. Pero ante todo la gran apuesta de la nueva ley es la de desarticular el estigma encarnizado en prácticas violentas y cotidianas que perpetúan uno de los grandes flagelos del HIV como es la discriminación y la invisibilidad.

“No hay más tiempo, Senado ya” se escuchaba en la calle. El festejo en los palcos se transformó en apasionada furia en la misma puerta del Congreso, la emoción convive con el dolor, así como banderas y pancartas convivieron esa tarde con fotos de quienes ya no están.

“Nuestro activismo se basa en la muerte de quienes amamos, en la pérdida de derechos, en la invisibilización. Toda ley es una deuda histórica. 'Militamos para que no falte nadie más', le dije a una amiga. Y no pude parar de llorar. Hubo 8 votos en contra, 8 personas, 8 fuerzas políticas que nos prefieren muertos. Y detrás de ellos mucha gente que los avala. No olvidamos.” concluyó el escritor, periodista y activista VIH+, Lucas 'Fauno' Gutiérrez

 

No olvidar: ¿Quiénes son los 8?

 

Como dijo alguna vez Steiner, “lo que no se nombra no existe”. Y en pleno 2022 existen diputados que rechazaron esta ley y es necesario nombrarlos. Cuatro de ellos, corresponden a los “liberales” de Avanza Libertad, José Luis Espert y Carolina Píparo y el bloque de La Libertad Avanza de Javier Milei y Victoria Villarruel. A estos se les sumaron los legisladores de Juntos por el Cambio, Ricardo López Murphy, Pablo Torello, Francisco Sánchez y Paula Omodeo.

Las excusas fueron el 'aumento de gasto público' en relación a la creacion del Observatorio Nacional sobre Estigma y Discriminación y la acusación de establecer “jubilaciones de privilegio” a pesar de estar científicamente comprobado el proceso inflamatorio del organismo llamado “síndrome de inmunosenescencia”, que implica un envejecimiento prematuro y con mayores comorbilidades. A esto se le suman las décadas de discriminación sistemática en la que muy pocas personas con diagnóstico positivo llegan a cumplir los 20 años de aportes estipulados debido a las medidas expulsivas y estigmatizantes en los espacios laborales.

Algunos artículos en particular generaron mucha resistencia en ciertos sectores, por ejemplo el artículo 8 es uno de ellos, el cual prohíbe las pruebas de VIH en exámenes preocupacionales y otro fue el artículo 24 que propone la “Jubilación Especial de Carácter excepcional para las personas con VIH y/o Hepatitis B y/o C” generando abstenciones en el caso del diputado de la Coalición Cívica Rubén Manzi en relación al art. 8. Por su parte Juntos por el Cambio votó de manera negativa en relación al 24. El giro hacia el Senado busca limar esas diferencias y finalmente obtener dictamen y sanción definitiva.

Para Muñoz, “es imperioso que el Estado empiece a trabajar en medidas que vengan a paliar los principales problemas asociados al VIH de la actualidad en Argentina: la pobreza y la discriminación. Esta ley viene a acomodar esas falencias. Esta ley viene a salvar vidas”

La gran actividad legislativa de las últimas semanas arroja la esperanza de que sea tratado por el Senado en breve para dar paso a la instrumentación. Por día mueren 13 personas relacionadas con el VIH Sida, si algo queda claro, es que después de 40 años de una pandemia invisibilizada ya no hay más tiempo.