• Dólar
  • BNA $892 ~ $892
  • BLUE $1015 ~ $1015
  • TURISTA $1427.2 ~ $1427.2

26 C ° ST 26.25 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Bienestar

¿Sirve beber agua antes de las comidas para perder peso?: Qué dicen los expertos

Mantener un buen estado de hidratación es básico para el organismo, pero existen dudas razonables sobre si realmente el agua ayuda en una estrategia de adelgazamiento.

(Foto: Pexels)

14 Marzo de 2024 22.43

El agua es fundamental para la vida, ya que, si nos falta el preciado líquido dos o tres días, la situación puede complicarse porque mantener un correcto estado de hidratación es básico y el agua es vital para el éxito de muchas reacciones químicas que se producen en el cuerpo y para mantener determinadas funciones en estado óptimo.

Sin embargo, hay muchos mitos y teorías sobre el agua y su influencia a la hora de adelgazar. En este sentido, es probable que hayamos escuchado en alguna ocasión que hay que beber más agua o hacerlo antes de las comidas para perder peso, pero es complicado discernir si se trata de una ocurrencia o un hecho avalado por la ciencia.

Un experto de Harvard, el doctor Robert H. Shmerling, buceó en la literatura científica con el objetivo de arrojar luz al respecto y se preguntó: “¿Si llenas el estómago de agua antes de comer, te sentirás más lleno y dejarás de comer antes? ¿Funcionaría beber más agua a lo largo del día? ¿Por qué se dice que beber agua ayuda a perder peso y qué pruebas hay de ello?”

 

Beber agua antes de las comidas, ¿sí o no?

Para llegar a una conclusión más o menos precisa, Shmerling repasa los argumentos que pueden sustentar la teoría de que beber agua ayuda a adelgazar. “Beber agua antes de las comidas tiene un atractivo intuitivo. El estómago tiene nervios que detectan el estiramiento y envían señales al cerebro de que es hora de dejar de comer. Presumiblemente, beber antes de comer podría enviar señales similares”, explica el experto

“Algunos pequeños estudios a corto plazo respaldan esta idea. Por ejemplo, los sujetos mayores que bebían un vaso lleno de agua antes de las comidas tendían a comer menos que los que no lo hacían. Otro estudio descubrió que las personas que seguían una dieta baja en calorías y bebían más agua antes de las comidas tenían menos apetito y perdían más peso durante 12 semanas que las que seguían una dieta similar sin el aporte extra de agua. Pero ninguno de los dos estudios evaluó el impacto de beber agua extra en la pérdida de peso a largo plazo”, añade.

Por otro lado, también está la idea de que beber agua ayuda a quemar calorías a través de la termogénesis, para alcanzar la temperatura corporal, pero los estudios más recientes “no han demostrado que beber agua queme muchas calorías”.

De igual forma, también existe la teoría de que confundimos la sensación de sed con la de hambre, lo que sugiere que a veces nos dirigimos a la cocina para comer algo cuando en realidad tenemos sed. “Pero no he podido encontrar ningún estudio convincente en humanos que apoye la idea de que las personas sedientas interpreten erróneamente la sensación de sed como hambre, o que por eso beber agua pueda ayudar a perder peso”, dijo el especialista.

 

Ejercicio físico e hidratación

En lo que se refiere a la actividad física, también existe la percepción de que estar bien hidratado “mejora la capacidad de ejercicio y, por lo tanto, facilita el adelgazamiento, pero tampoco he podido encontrar ningún estudio que examine específicamente el papel de la hidratación en la pérdida de peso relacionada con el ejercicio”, señala el especialista.

Sin embargo, cambiar las bebidas con alto contenido calórico como refrescos azucarados, jugos de fruta o alcohol por agua sí puede ayudar a perder peso con el tiempo. “Aunque es difícil diseñar un estudio que lo demuestre, hay pruebas indirectas que sugieren una relación entre la sustitución de las bebidas hipercalóricas por agua y la pérdida de peso. Aun así, al igual que las dietas restrictivas en calorías son difíciles de seguir a largo plazo, seguir un plan de sólo agua puede ser más fácil de decir que de hacer”, relata Shmerling.

Por último, también se piensa que para quemar grasa se requiere agua porque la deshidratación merma la capacidad del organismo para descomponer la grasa como combustible. Por lo tanto, quizá beber más agua favorezca la descomposición de las grasas y, en última instancia, la pérdida de peso. Pero una vez más, el experto de Harvard se muestra escéptico ya que, aunque algunos estudios con animales apoyan la idea, dice que no ha podido encontrar “pruebas convincentes en estudios con humanos de que beber más agua ayude a quemar grasa como medio para perder el exceso de peso”.

Así pues, llegados a este punto, ¿deberíamos aumentar la hidratación bebiendo agua antes o durante las comidas o, incluso, en otros momentos del día? “Algunas pruebas sugieren que esto podría ayudar a perder peso, al menos en algunas personas. Pero la mayoría de los estudios son pequeños, a corto plazo o basados en datos de animales. Incluso los estudios positivos sólo encontraron beneficios modestos”, asegura Shmerling.