• Dólar
  • BNA $819.5 ~ $859.5
  • BLUE $1060 ~ $1060
  • TURISTA $1311.2 ~ $1311.2

23 C ° ST 23.81 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Ante el calor extremo

¿Cómo podés cuidar tus plantas durante una ola de calor sin desperdiciar agua?, mirá estas recomendaciones

03 Febrero de 2024 18.19

Cuando llega el calor a la ciudad, las plantas necesitan una atención extra para no acabar marchitadas por el impacto del sol y de la subida de las temperaturas. Estos son algunos consejos que deben aplicarse para que sobrevivan a una ola de calor.

 

5 formas de cuidar de tus plantas durante la ola de calor

 

Mantenerlas húmedas. Puede parecer el consejo más obvio, pero es la clave. Durante la época de calor, el riego de las plantas debe ser más continuo. Aunque la cantidad y la frecuencia siempre variará según cada tipo. De ser necesario, puede recurrirse también a un pulverizador.

 

Cuidado con las horas de riego. Los momentos del día escogidos para regar las plantas siempre han de ser la primera hora de la mañana o la última hora de la tarde o noche.

 

Resguardarlas del sol. Algunas especies de plantas tienen una mayor resistencia que otras a la exposición solar. De modo que será importante protegerlas para que no se acaben quemando por la agresividad del sol directo. En exteriores, sitúalas en zonas de semisombra y, en interior, que queden más alejadas de las ventanas.
 

Protege la tierra. En casos en los que el calor y el sol son muy pronunciados, sobre todo en exteriores, una forma de ayudar a la planta a conservar la humedad de la tierra consiste en colocar cortezas o paja que sobre ella.
 

No perderlas de vista. Durante las olas de calor hay que prestar atención al estado de las plantas. Si les da demasiado el sol, si el sustrato está húmedo o no, si las hojas está en buen estado o empiezan a marchitarse. Es necesario aprender a identificar lo que la planta transmite, así se conocerán sus necesidades.

 

CINCO CONSEJOS DE RIEGO PARA EL VERANO

 


Menos riegos, más a fondo

 

A diferencia de lo que parece, ni siquiera en verano el mucho riego es lo recomendable. Aunque es cierto que hay que tener en cuenta las particularidades propias de cada planta, en el caso de los lechos de flores lo recomendable es regarlos de dos a tres veces a la semana pero aumentando la cantidad de agua. De esta manera, estaremos ayudando a las plantas a paliar los efectos del calor y a contrarrestarlos tirando de sus propias reservas de agua.

 

Elegir con cuidado la hora del riego

 

Al amanecer o al atardecer son los dos mejores momentos para regar, ya sean plantas o el césped. El motivo no es solo que la luz solar pueda quemarlas sino, fundamentalmente, que tener el suelo con menor temperatura ayuda a mantener la humedad y a evitar su evaporación. Una manera perfecta de prolongar la humedad en nuestras plantas.

 

No mojar las hojas

 

Aunque se tiene tendencia a regar las plantas por encima, lo cierto es que esta práctica no las ayuda nada y menos en los meses de verano. Las hojas mojadas tienen tendencia a enfermar o, en caso de que les dé el sol, de quemarse.

 

El agua en cantidades correctas

 

Huyamos de la idea de que encharcar siempre es mejor porque ¡nada más lejos de la realidad! Lo cierto es que cada planta tiene sus necesidades de agua, por lo que tendremos que ser coherentes con eso. Eso sí: tengamos en cuenta que el agua se absorbe, por lo que será necesario esperar un poco para que esto suceda antes de volver a regar. En el caso del césped, es fundamental evitar el encharcamiento ya que esta agua no hace más que restarle aire a las raíces (y, por tanto, hacer que no puedan respirar sin oxígeno).

 

Mantener la humedad constante

 

Siguiendo con el consejo anterior, ayudaremos a las plantas a mantener una humedad constante. Algo que ayuda a evitar que se deshidraten, aunque también hemos de tener en cuenta que puede frenar el crecimiento (las raíces necesitan cierta sequía para crecer)

Y, por último, un apunte necesario que no es tanto un consejo de riego como tal sino, más bien, uno para cuidar del Planeta: sé consciente de que el agua es un bien preciado y que, como amante de la naturaleza, has de ser cuidadoso con su uso.

Una manera no solo de ahorrar sino, sobre todo, de tomar conciencia de lo vital que es para las plantas, para el césped y para el ser humano.

Si todavía estás poniendo a punto el riego de tu casa, echa un vistazo a nuestra sección y descubre esos productos que pueden ayudarte a disfrutar del verano con tranquilidad (y ahorrando agua)>>