• Dólar
  • BNA $892 ~ $892
  • BLUE $1015 ~ $1015
  • TURISTA $1427.2 ~ $1427.2

24 C ° ST 24.92 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Imprudencia

Manejaba en estado de ebriedad, chocó contra otro auto y terminó incrustado en una panadería

Las empleadas estaban adentro del local cuando el vehículo impactó a toda velocidad. La dueña del comercio reveló que habían cambiado los vidrios hace tres días. No se registraron heridos.

10 Marzo de 2024 23.12

Un joven alcoholizado cruzó en rojo, chocó contra otro auto y terminó incrustado en una panadería del barrio porteño de Saavedra. Las empleadas estaban adentro del local, pero no sufrieron heridas.

El impactante choque ocurrió a las 7.10 de la mañana y, según contaron testigos, se produjo porque el conductor de un Volkswagen Polo cruzó en rojo un semáforo ubicado en la intersección entre Crámer y Larralde. En esa esquina impactó contra un Renault Logan y terminó incrustado en el frente de la panadería.

Dentro del local había dos empleadas que resultaron ilesas, pero fue tal la violencia del impacto que destruyó no solo el vidrio del comercio, sino las heladeras, las bandejas y gran parte de la construcción.

“Estaban recién abriendo, dijeron que uno de los dos autos cruzó en rojo y dicen que todavía está alcoholizado. Él quiere subir al auto y no lo puede tocar ahora. Quiere sacar y la policía le dijo que no”, deslizó en un primer momento una de las empleadas.

Pasadas las 10 de la mañana todavía no le habían realizado el control de alcoholemia al conductor del Volkswagen Polo. Unos minutos después, llegó el padre del joven para tratar de ayudarlo con la situación. El conductor, visiblemente consternado por la situación, lo abrazó ni bien llegó.

El conductor del otro auto denunció que el joven de unos 30 años iba alcoholizado mientras manejaba y que no podía hilvanar las palabras para hablar. “Ni siquiera me pidió disculpas porque no podía ni hablar”, señaló.

La dueña de la panadería afectada por el brutal choque reveló que los vidrios del local los habían cambiado hace tres días, porque se los habían roto la semana pasada en el marco de un robo.

“Hace una semana nos rompieron los cristales y los cambiamos todos. Hacía 3 días teníamos los nuevos, nos los habían roto en un intento de robo. Nos rompió todo, no dejó ni una heladera, ni una balanza, ni la caja registradora sana. Lo único es que está bien el equipo”, dijo la mujer en diálogo con C5N.

Si bien no presenció el robo, la mujer confirmó el testimonio de varios de los testigos que estaban en el lugar sobre que el conductor del Volkswagen Polo cruzó en rojo el semáforo: “Pasó a una velocidad abismal”, dijo.