• Dólar
  • BNA $820 ~ $860
  • BLUE $1050 ~ $1050
  • TURISTA $1312 ~ $1312

24 C ° ST 24.91 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Crimen de La Ciénaga

Cómo y dónde mataron a Fernando Reyes: Escabrosos detalles de un crimen casi perfecto

Los testimonios recabados en la investigación por el horrendo homicidio de Fernando Reyes expusieron la forma en la que supuestamente Danna Martínez, Alcides Toranzo y María Villagra asesinaron al jujeño y padre de dos niños menores de edad, en diciembre del 2022. Premeditación y elementos de un crimen escalofriante.

15 Mayo de 2023 00.04

192 días habían pasado desde la última vez que Fernando Reyes había sido visto con vida. Su pareja y madre de sus dos hijos, Danna Martínez, con quien se había radicado desde finales del 2020 en la localidad de La Ciénaga, departamento Belén, continuó con una vida normal. A quienes le preguntaban por Fernando, como, por ejemplo, el casero y dueño de la casa en que vivían, Cruz, la mujer le dijo varias “mentiras”. Desde que había tenido que viajar de urgencias a Jujuy, su pueblo de origen, por una grave situación familiar, hasta que la había abandonado y había regresado a La Rioja para trabajar en una cosecha.

Sin embargo, la duda de qué fue lo que le pasó a Fernando siempre la tuvo su amigo, José Cruz, por quien su horrendo homicidio actualmente no está impune.

Por las sospechas de que a Fernando le había pasado algo y Danna tenía algo que ver, Cruz indagó entre los vecinos de la localidad y así fue que llegó a hablar con dos vecinas, quienes les comentaron que la noche del tres de diciembre, cuando en el pueblo había un baile, vieron a Danna discutiendo con Fernando. Más tarde, ya en el baile, vieron a la mujer con Alcides Toranzo, el otro de los tres detenidos. Así también se enteró que ese día por la noche se observó en el campo una fogata, lo que llamó la atención, pero no fue reportada a la Policía. De las especulaciones que realizan los investigadores, ese habría sido el momento y el lugar en que asesinaron a Fernando y, luego, intentaron deshacerse del cuerpo prendiéndole fuego.

Si bien las sospechas de que a Fernando le había pasado algo grave y que su pareja Danna sabía eran cada vez más, las palabras del hijo de Fernando fueron lo que finalmente llevó a Cruz a presentarse ante la Policía y denunciar la desaparición.

Según le habría relatado el denunciante a los policías, le preguntó a uno de los hijos de Fernando por su papá y le respondió que había muerto y que “lo habían sepultado en la canchita”. Eso es lo que le había dicho la mamá al pequeño.


 

Horror

 

Tras la denuncia, la investigación inició y develó lo que parecía que iba a ser el crimen perfecto. Sintiéndose acorralada por los investigadores al encontrarse en la comisaría, Martínez  se quebró y reconoció haber asesinado a su pareja, Fernando. Lo que luego fue ratificado ante la fiscal de la causa, desde donde solo se informó oficialmente que la mujer había reconocido el crimen y adujo ser víctima de violencia de género.

Sin embargo, durante las casi ocho horas que declaró, Danna dijo muchas más cosas y dio hasta detalles de cómo fue el homicidio.

Según se pudo reconstruir, la noche del sábado 3 de diciembre del 2022, Fernando llegó por sus propios medios hasta un campo cercano a la Ruta 40 a encontrarse supuestamente con alguien. Una hipótesis habla que, una vez en el lugar, Fernando fue sorprendido por sus asesinos, quienes le aplicaron al menos dos golpes en la cabeza, posiblemente con una pala. 

Tras darle muerte, los ahora tres detenidos habrían encendido la fogata en la que le prendieron fuego al cuerpo de Fernando. Pero las llamas no lo consumieron por completo, pero sí lo desmembraron. Fue entonces cuando sus asesinos colocaron los restos en una bolsa de basura negra y la trasladaron hasta la vera del río Belén. También, la ropa de Fernando fue puesta en otra bolsa y llevada junto a los restos.

Ya en la vera del río, los asesinos cavaron dos zanjas y enterraron en una los restos de Fernando y en la otra su ropa. Luego, se habrían ido al baile del pueblo, donde estuvieron hasta el amanecer.

Siempre según las hipótesis de los investigadores, los restos de Fernando que se encontraban en la bolsa fueron “movidos” al menos tres veces del lugar por los asesinos, quienes por el accionar desplegado debieron ser al menos dos.

Martínez es la única quien, a una semana de que saliera a la  luz el horrendo crimen, declaró ante la fiscal Villagra. 

Se presume que en su versión del hecho, la imputada -quien no está obligada a decir la verdad ni declarar en su contra- nombró a Toranzo y Ana Villagra, sus amigos, como las personas que la ayudaron a asesinar a Fernando o, al menos, quienes la ayudaron a deshacerse del cuerpo y ocultar el crimen. 

Si bien, en un primer momento se dijo que el detenido Toranzo sería pareja de Martínez, luego se supo que desde la fecha del asesinato, es decir el tres de diciembre del 2022, estos se habrían dejado de ver al menos por un mes. 

Sin embargo, las expectativas en los investigadores están puestas en las ampliaciones de declaración que pidió tanto Toranzo como Villagra. Al parecer, ese supuesto pacto de silencio que tenían los amigos, se quebró al declarar Martínez y vincularlos con el asesinato de Fernando.

El próximo miércoles Toranzo y Villagra, a quien el juez Oreste PIovano le confirmó la detención la semana pasada, se sentarán nuevamente ante la fiscal de la causa y contarán su versión del crimen, que podría o no coincidir con el relato de Martínez. 

 

Pericias

 

Mientras tanto, en el Laboratorio Satélite de Valle Viejo los especialistas continúan trabajando sobre los restos óseos encontrados y sobre la muestra de sangre requerida al padre de la víctima, para comparar el ADN y determinar científicamente que los restos hallados sepultados y quemados a la vera del Río de Belén, el pasado seis de mayo, son de Fernando Reyes.

Resultado que de tenerse en cuenta el antecedente de Karina Chazarreta, desaparecida desde el 11 de enero del año en curso -cuyos cotejo de ADN entre los restos hallados en 3 de abril detrás de la empresa El Nene y uno de sus hijos, sigue aún en la nebulosa- el saber oficialmente que los restos encontrados a la vera del Río Belén, son de Fernando Reyes, llevará su tiempo.

En paralelo, los investigadores trabajan también sobre los teléfonos celulares secuestrados a los tres detenidos y a otras personas que podrían tener algún tipo de vinculación en el hecho o simplemente podrían aportar datos al proceso.

En el laboratorio satelital lo que se buscará es recuperar el contenido de los móviles, es decir, las llamadas telefónicas, los mensajes enviados o recibidos a través de todas las aplicaciones de mensajerías del teléfono, como así también fotografías o mensajes de textos. La búsqueda principalmente se centrará entre los días previos a la fecha del homicidio, como así también a los días y meses sucesivos. Así también, trascendió extraoficialmente que en la extracción del contenido los investigadores buscarán también algún tipo de conversación que los sindicados pudieran haber mantenido con un joven, cuyo cuerpo fue encontrado ahorcado en las proximidades del lugar donde fueron hallados los restos de Fernando, días posteriores a su asesinato.

 

Las hipótesis del homicidio

 

Hasta el momento la única versión que se conoce del crimen de Fernando Reyes es la brindada por la principal sospechosa y expareja de la víctima, Danna Martínez. Por ello, para los investigadores las hipótesis son varias.

 

  • Violencia de género: Cansada de los malos tratos de parte de Fernando, Danna lo mató, quizás para defenderse o para terminar con este círculo violento.
  • Manipulación: Con engaño o no, de que Danna era víctima de violencia por parte de Fernando, la mujer convenció a sus amigos Villagra y Toranzo, para que la ayudaran, ya sean para matar a Fernando o para ayudarla a ocultar el crimen.
  • Traición: Fernando habría descubierto la supuesta relación con Toranzo y enfrentó al hombre y a su pareja, siendo ultimado por ambos.
  • Separación: Tras el asesinato de Fernando, sus familiares recordaron que la víctima les dijo que estaba por separarse de Danna y que ella lo había amenazado con denunciarlo por violencia de género si se marchaba y la dejaba junto a los niños.