• Dólar
  • BNA $133.00 ~ $141.00
  • BLUE $290.00 ~ $295.00
  • TURISTA $219.45 ~ $232.65

12 C ° ST 10.98 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Tras una extensa batalla legal se confirma en Perú el fallo para una mujer que desea la eutanasia

17 Julio de 2022 00.57

 Ana Estrada, la mujer que ganó una larga batalla legal en Perú para que le reconozcan su derecho a tener una muerte asistida, dijo que ahora se siente libre para evitar el sufrimiento de una enfermedad que la persigue desde hace tres décadas.

La Corte Suprema de Perú confirmó tras cinco años de lucha judicial una sentencia que permite a Estrada, una psicóloga de 44 años que tiene una enfermedad incurable, poner fin a su vida cuando ella lo decida en un país donde la eutanasia es ilegal.

"Haber obtenido esta victoria me va ayudar a sobre llevar mejor este deterioro inminente, inevitable de la enfermedad, me va dar tranquilidad y calma", dijo a Reuters la mujer -sobre una silla de ruedas- que sufre de polimiositis, una enfermedad rara que ataca sus músculos, con un deterioro degenerativo.

Estrada, que habla de forma pausada, vive la mayor parte del tiempo postrada en una cama conectada a un respirador mecánico y es asistida casi a diario por una enfermera.

La sentencia de la Corte Suprema emitido esta semana ratifica un fallo judicial previo que dispone que el seguro estatal de salud de Perú brinde "todas las condiciones" para el ejercicio de la eutanasia de Estrada, el cual deberá ejecutarse dentro del plazo de 10 días contados a partir de la fecha que la mujer manifieste su voluntad de poner fin a su vida.

El código penal peruano dice que ayudar a morir a una persona es un delito y es castigado con cárcel. Pero la Corte Suprema ordena en este caso no aplicarlo, por lo que libra de cualquier castigo al médico que eventualmente suministre un fármaco destinado a terminar con la vida de Estrada.

La eutanasia no es permitida en muchos países y en Perú, de mayoría católica, muchos conservadores se oponen fuertemente a esta práctica. En Latinoamérica, Colombia permite el procedimiento bajo ciertas condiciones.

"¿Por qué la muerte digna? Porque quiero evitar el sufrimiento, quiero evitar el dolor, pero sobre todo porque esto se trata de la vida de la libertad", dijo Estrada postrada en su cama después de que su enfermera le colocara una almohada.

En su lucha legal, la mujer estuvo acompañada en los últimos meses de los abogados de la Defensoría del Pueblo, que tomaron el caso en un país donde también está prohibido el aborto y el matrimonio entre las personas de mismo sexo.

"Declarar fundado el derecho a la muerte es un precedente fundamental, es el primer caso y es irrevocable, le permite a Ana Estrada poder tomar decisión de poner fin a su vida en un momento determinado", manifestó a Reuters Walter Gutiérrez, abogado de la una psicóloga y ex Defensor del Pueblo.