• Dólar
  • BNA $820 ~ $860
  • BLUE $1055 ~ $1055
  • TURISTA $1312 ~ $1312

26 C ° ST 26 °

Unión Radio 91.3 en vivo

La guerra congelada: fuertes nevadas aislaron 2.000 localidades de Ucrania

Las bajas temperaturas están afectando a la situación en el frente, donde los soldados se enfrentan a condiciones extremas y severas dificultades para desplazarse. Crimea sufrió la tormenta más potente registrada

Ucrania bajo nieve
Ucrania bajo nieve

27 Noviembre de 2023 10.52

Las fuertes nevadas que están cayendo sobre buena parte del territorio de Ucrania han obligado a cerrar 14 autopistas y dejó sin electricidad a unas 2.000 localidades en 16 regiones, según informaciones del Ministerio del Interior ucraniano, lo que aumenta la presión sobre la frágil red eléctrica del país. La infraestructura energética ha sido blanco sistemático de las fuerzas rusas y Kiev ha advertido de que Moscú prepara nuevos ataques contra instalaciones clave este invierno.

A su vez, Rusia, que considera como propios muchos de los territorios afectados por las inclemencias climáticas, señaló que unos dos millones de usuarios se encuentran desprovictos de energía eléctrica en medio de las bajas temperaturas. Las regiones más afectadas son Crimea, península anexionada por el Kremlin en 2014, el sur de Rusia y las regiones parcialmente ocupadas de Donesk, Lugansk, Zaporiya y Kherson en Ucrania, precisó el ministerio del Interior ruso.

La capital Kiev también está cubierta de nieve y experimenta temperaturas extremas (REUTERS/Gleb Garanich)La capital Kiev también está cubierta de nieve y experimenta temperaturas extremas (REUTERS/Gleb Garanich)

Desde Kiev, señalaron que “en total, 2.019 asentamientos de 16 regiones están aislados de la red”. En la ciudad meridional de Odesa, que ha sido objeto de repetidos ataques rusos, las autoridades dijeron que habían ayudado a 1.624 personas que habían quedado atrapadas a causa de la nieve.

Las nevadas, que han provocado numerosos accidentes en las carreteras ucranianas, (Servicio ucraniano de Emergencia en Odesa/REUTERS)Las nevadas, que han provocado numerosos accidentes en las carreteras ucranianas, (Servicio ucraniano de Emergencia en Odesa/REUTERS)

Las autoridades regionales dijeron que la temperatura había caído por debajo del punto de congelación, con informes de ráfagas de hasta 72 kilómetros por hora. Las nevadas, que han provocado numerosos accidentes en las carreteras ucranianas, también están afectando a la situación en el frente, donde los soldados se enfrentan a condiciones extremas de frío y humedad y están teniendo más dificultades para hacer movimientos por tierra.

La caída de la nieve también dificulta la visibilidad a la hora, por ejemplo, de utilizar drones. El presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, se hizo eco de la situación provocada por el temporal en su canal de Telegram, con un mensaje que iba acompañado de fotografías de camiones volcados y de desperfectos causados por la tormenta en un vehículo y un poste de la luz.

El jefe del Estado agradeció a los funcionarios públicos que trabajan para mitigar las consecuencias de las nevadas y les pidió que se ocupen especialmente de las personas más vulnerables.

Crimea y Rusia, afectadas

Las tormentas y nevadas formaron parte de un frente meteorológico que el domingo dejó un muerto y muchos lugares sin electricidad en medio de fuertes nevadas y ventiscas en Rumanía y Moldavia.

También fueron afectadas la anexionada Crimea y amplias zonas de Rusia. La región de Moscú experimentó su mayor nevada en 40 años, dijo el gobernador.

Varias personas caminan por un banco de nieve cerca de la muralla del Kremlin y la catedral de San Basilio. Moscú experimentó la mayor nevada de los últimos 40 años. (REUTERS/Evgenia Novozhenina)

Varias personas caminan por un banco de nieve cerca de la muralla del Kremlin y la catedral de San Basilio. Moscú experimentó la mayor nevada de los últimos 40 años. (REUTERS/Evgenia Novozhenina)

El jefe del servicio meteorológico nacional de Rusia declaró que la tormenta que azotó Crimea fue la más potente desde que se tienen registros, informó la agencia estatal de noticias RIA Novosti. La tormenta también azotó el sur de Rusia y provocó olas que inundaron el balneario de Sochi, voló el tejado de un edificio de cinco plantas en Anapa y dañó viviendas y escuelas en Kuban, según la agencia estatal de noticias Tass. También provocó el encallamiento de un carguero cerca de Anapa.

Funcionarios locales instalados en Rusia dijeron que una persona murió en Crimea después de salir a ver las olas en un pueblo cerca de la ciudad de Sudak, en el sur de la península, mientras que otras personas fueron hospitalizadas o evacuadas de sus hogares.

El gobierno de Crimea pidió a la población que se quedara en casa el lunes y cerró las instalaciones gubernamentales, incluidas escuelas y hospitales, ya que se esperaba que continuaran los fuertes vientos.

La tormenta llevó a varias regiones de Crimea a declarar el estado de emergencia, dijo a Tass Tatyana Lyubetskaya, una funcionaria instalada en Rusia en el departamento de vigilancia ambiental de Crimea. Roman Vilfand, jefe del servicio meteorológico nacional de Rusia, declaró a RIA Novosti que una tormenta similar azotó la región en noviembre de 1854, durante la guerra de Crimea. Provocó el hundimiento de al menos 30 barcos frente a las costas de Crimea, según RIA Novosti.

Crimea fue anexionada a Ucrania por Rusia en 2014 y es un centro militar y logístico clave para Rusia en su guerra en Ucrania. No está claro si la tormenta dañó algún equipo o defensa militar rusa.

En el sur de Rusia, el Consorcio del Oleoducto del Caspio detuvo el lunes la carga de crudo en el puerto de Novorossiysk debido a las “condiciones meteorológicas extremadamente desfavorables”, que incluían vientos de hasta unos 86 kilómetros por hora y olas de hasta 8 metros.

La intensa nevada en la región de Moscú provocó acumulaciones de nieve de hasta 25 centímetros, tres veces más de lo normal, según Tass. Andrei Vorobyov, gobernador de la región de Moscú, declaró que unas 3.000 personas trabajaron para despejar las calles tras la mayor nevada de los últimos 40 años.