• Dólar
  • BNA $904.5 ~ $944.5
  • BLUE $1425 ~ $1425
  • TURISTA $1447.2 ~ $1447.2

13 C ° ST 12.67 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Problemas en el espacio

Estación Espacial Internacional: encontraron hongos dentro de la estación, poniendo en riesgo la salud de los astronautas

Científicos proponen un método innovador para eliminar este inconveniente, que afecta los sistemas de recuperación de agua en el laboratorio orbital

11 Septiembre de 2023 17.14

La Estación Espacial Internacional —un laboratorio gestionado por diversas agencias, que orbita a unos 400 kilómetros de distancia— se enfrenta a una problemática mientras se aproxima al final de su vida útil. 

Según informes recientes, la acumulación de hongos en los sistemas de recuperación de agua obligó a enviar mangueras a la Tierra para su limpieza, debido a los riesgos tanto para los astronautas como para el instrumental de toda la estación. 

En ese contexto, los investigadores proponen un innovador método para abordar in situ este inconveniente.

Solamente en 2023, la NASA invirtió 1.300 millones de dólares para sus misiones de carga, que reabastecen a la Estación Espacial Internacional. (Foto: Archivo)

Hongos en la Estación Espacial Internacional: ¿cuáles son los riesgos?

Los sistemas que se emplean en la EEI para recuperar el agua acumulan una biopelícula, tanto en la superficie como en los tubos: se trata de microorganismos que se adhieren entre sí, a los que Engadget caracteriza como fúngicos. La presencia de ese tipo de hongos en la EEI no es trivial. De acuerdo a la fuente, obstruye los sistemas de procesamiento de agua y daña los equipos, incluidos los trajes espaciales, las unidades de reciclaje y las instalaciones. Además, puede enfermar a los astronautas.

Y ahora es cuando emerge otro obstáculo: reemplazar los componentes afectados es muy costoso para las agencias que gestionan la EEI, entre ellas la NASA, la ESA de Europa y Roscosmos de Rusia. Solamente en 2023, el organismo estadounidense invirtió 1.300 millones de dólares para sus misiones de carga con destino a ese paraje en el espacio.

La prevención del crecimiento de microbios en los reductos espaciales será crucial para los futuros viajes de larga distancia.

 En una reanimada carrera espacial, se espera que esta década sea escenario para nuevos viajes tripulados a la Luna, con planes para viajar con humanos a Marte luego de 2030. En esas misiones, el regreso rápido a la Tierra —tanto para reparar equipos como para asistir a astronautas que se enfermen— será menos factible.

Una propuesta para tratar el problema de los hongos en las misiones espaciales:

Una colaboración entre el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), la Universidad de Colorado, en Estados Unidos, y el Centro de Investigación Ames de la NASA, hizo foco en la presencia de hongos en la EEI para abordar posibles soluciones a esta problemática. Para ello, se asociaron con la empresa LiquiGlide, especializada en “eliminar la fricción entre sólidos y líquidos”.

En concreto, el estudio encontró que cubrir las superficies con una fina capa de ácidos nucleicos impide el crecimiento bacteriano en las muestras expuestas a la EEI. Los científicos —que además colocaron una suerte de césped pequeñísimo, como púas, en los espacios tratados— explican que tales ácidos tienen una ligera carga eléctrica negativa que imposibilita la acción nociva de los microbios.

Con tal procedimiento, la formación microbiana se redujo aproximadamente un 74% en las pruebas realizadas en la Tierra. Sorprendentemente, las muestras de la EEI mostraron una reducción aún mayor, del 86%. Sin embargo, en una recomendación basada en los resultados iniciales, los científicos involucrados dijeron que deberían realizarse pruebas de mayor duración.

“No sabemos durante cuánto tiempo podrá mantener este rendimiento. Por lo tanto, definitivamente aconsejamos un tiempo de incubación más largo y también, si es posible, un análisis continuo”, señaló al respecto Pamela Flores, experta en microbiología de la Universidad de Colorado.