• Dólar
  • BNA $869.5 ~ $909.5
  • BLUE $1200 ~ $1200
  • TURISTA $1391.2 ~ $1391.2

7 C ° ST 5.41 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Víctima de Mala Praxis

Solange Magnano: la modelo que murió después un aumento de glúteos

La modelo tenía 37 años y trabajaba para Roberto Piazza, en la autopsia que le realizaron, descubrieron que la silicona para el aumento de glúteos llegó hasta su cerebro

Solange Magnano
Solange Magnano

11 Septiembre de 2023 16.08

Solange Magnano era una de las modelos más destacadas del país. 

En 1994 se había consagrado como Miss Argentina y 15 años después, luego de formar una familia con Gustavo Rosso, decidió hacerse un tratamiento estético para resaltar su cola. Le inyectaron metacrilato, al igual que a Silvina Luna.

Solange Magnano fue Miss Argentina en 1994.

El 26 de noviembre de 2009, abandonó su Córdoba natal por unos días para poder asistir a una cirugía en Buenos Aires con Mónica Portnoy, a quien había conocido a través de la TV. A las pocas horas de los “pinchacitos”, comenzó a presentar intensos dolores y fue derivada al Hospital Fernández, para luego ser trasladada a la terapia intensiva del Sanatorio Itoriz, de Avellaneda: tenía severas dificultades para respirar y un malestar insoportable, Magnano -que también trabajaba para Roberto Piazza- logró hablar por última vez con su esposo, a quien le pidió perdón por el error que había cometido. Un error que nunca imaginó que la llevaría a la muerte. Falleció el 29 de noviembre de 2009 por una tromboembolismo pulmonar causada por la silicona líquida que le pusieron para rebajar el metacril.

La autopsia de Solange Magnano:

Siete meses después de su muerte, Gustavo Rosso, su marido, se animó a hablar del tema en Cadena 3, donde explicó que los peritos encontraron algo aterrador e increíble en el cuerpo de la mujer que más amó.

Le colocaron silicona líquida en cantidades industriales. Le llegó hasta el cerebro. Cualquier médico antes de recibirse sabe que está prohibido usarla. La única forma de colocarse es de manera contenida, como se hace en las mamas”.

El funeral de Solange Magnano y el dolor de su esposo, Gustavo Rosso. (Foto: Télam)

El funeral de Solange Magnano y el dolor de su esposo, Gustavo Rosso. (Foto: Télam)

¿Qué pasó con la médica Mónica Portnoy, quien practicó la cirugía?

Portnoy fue demandada por la familia de Solange Magnano y el 2 de julio de 2013 fue condenada a dos años de prisión en suspenso y cinco de inhabilitación profesional.

A la izquierda, Solange Magnano poco antes de someterse a un aumento de glúteos. A la derecha, Mónica Portnoy, la encargada de inyectarle metacril rebajado con silicona líquida.

A la izquierda, Solange Magnano poco antes de someterse a un aumento de glúteos. A la derecha, Mónica Portnoy, la encargada de inyectarle metacril rebajado con silicona líquida.

El viudo de la modelo quedó en shock al escuchar la sentencia. Cuando logró procesar la información, se despachó con un duro mensaje en las redes sociales. “¿Qué mensaje le estamos dando a la sociedad? Pórtese mal que acá no pasa nada. Ese mensaje le dan estos jueces a otros médicos inescrupulosos. ¡Usted puede matar y puede seguir su vida como nada!”, escribió.

Roberto Piazza recordó a Solange Magnano, una de sus modelos más imponentes:

El reconocido diseñador recordó a la top model como una de las más bellas y educadas con las que trabajó. “Era muy sofisticada y maravillosa en todo sentido. Era perfecta realmente y muchas la envidiaban. Fue una lástima todo lo que pasó. Nadie la asesoró y se mandó sola”, expuso.

Solange Magnano junto a Roberto Piazza. (Foto: Roberto Piazza)

A continuación, Roberto aclaró que ella jamás le comentó nada sobre la intervención, ya que de lo contrario le hubiese recomendado a alguien de su máxima confianza: “Ella decía que tenía la cola caída, pero no era así. Como modisto yo jamás le exigí nada, para mí era perfecta. Lamentablemente Solange agonizó envuelta en gritos de dolor”.

Por último, remarcó que nunca más se habló de la médica porque “tapó todo con influencias y plata”. “Es una psicópata asesina”, cerró indignado.

Solange Magnano junto a su esposo, de quien llegó a despedirse 48 horas antes de morir.