• Dólar
  • BNA $188.25 ~ $196.25
  • BLUE $373.00 ~ $377.00
  • TURISTA $310.20 ~ $323.40

29 C ° ST 32.73 °

Unión Radio 91.3 en vivo

La historia de Enzo Fernández, el "músico" que River se llevó del jardín

A los cinco años ya era líder y jugaba como uno más grande. A los 21, en la Selección Argentina, también.

27 Noviembre de 2022 13.46

Pablo Esquivel tuvo dos visiones. Una hace más de 15 años, en La Recova de San Martín. A un nene de cinco años (¡cinco años!) lo vio distinto al resto, lo vio líder, lo vio para River. Al mismo nene, pero de 21, le dijo por WhatsApp que le pegue al arco, que iba "a hacer un gol". El nene estaba en Qatar, contrariado entre la alegría del debut en un Mundial con la Selección Argentina y el dolor por la derrota menos esperada con Arabia Saudita. El nene entró de vuelta contra México y le hizo caso, le pegó al arco. Del golazo del nene, Enzo Jeremías Fernández, hoy habla un país entero.

Nació el 17 de enero de 2001 en San Martín, en el seno de una familia trabajadora y fanática de River que le puso Enzo en honor a Francescoli (y no hacen falta más pruebas). Su relación con la pelota comenzó oficialmente a los cinco años en el Club La Recova de San Martín. Allí, fue descubierto por Pablo Esquivel, quien lo enfrentó cuando trabajaba en el baby del club General Guido: "Enzo jugaba para la 2000, y con cinco años ya marcaba una diferencia con el orden con el que jugaba. Era el líder, daba pases muy precisos. Veía que iba a ir por buen camino por el carácter que ya tenía. Nos sorprendió mucho la capacidad que tenía para adquirir todo lo que le pedíamos que haga".

Enzo captó la atención de Pablo, quien trabajaba en las categorías preparatorias de River. A partir de ahí, Esquivel no paró hasta lograr que juegue en el Millo. Así se lo contó a TyCSports.com: "Hablé con Gabriel Rodríguez, el coordinador general, y le dije que había un chico en La Recova que la rompía toda, que lo teníamos que traer nosotros. Empecé a investigar dónde vivía y llegué a la casa de Enzo a hablar con Raúl y Marta, sus padres. Él iba al jardín. Primero me dijeron que no, porque creían que era muy chiquito para jugar en cancha de 11. Tuvimos unas charlitas, pero ese año no lo llevaron. Por suerte me lo llevaron al año siguiente". La historia de Enzo con La Banda había comenzado.

Enzo Fernández y sus padres

 

Por qué le decían "el músico" a Enzo Fernández y el día que hizo a todos entrenar bajo cero

 

Raúl, su padre, contó en una entrevista que, durante sus primeros años en River, a Enzo le habían puesto 'Músico', "porque decían que dirigía la orquesta". Cuando tenía 9 años, fue dirigido por Bruno Quinteros, quien en diálogo con este medio lo caracterizó casi como un superdotado: "Era el 5 del equipo. Siempre fue un chico líder en el grupo, de mucha personalidad. Tomaba las decisiones que uno tomaría desde afuera, más tranquilo viendo el partido. Pero él lo hacía a tan temprana edad como si entendiera el juego con un nivel de inteligencia superior. Además, a eso le agregaba muy buen pase, pegada y tiro de media distancia para la edad", explicó. Ante México, quedó demostrado.

Durante esas épocas, además de dejar todo por la pelota, Enzo "era revoltoso como cualquier nene de 10 años", nos contó Quinteros. En los viajes al Interior, al tener que dormir en camas marineras, "ponían los colchones en el piso y se tiraban desde la cama de arriba". ¡Una locura! Pero hay otra "locura" que retrata perfectamente su hambre de gloria. En un viaje a Neuquén en pleno invierno, donde por la mañana la temperatura rondaba los siete grados bajo cero, "vino Enzo a pedirme que quería ir a entrenar, que consigamos un lugar para ir a entrenar. A pesar de ser un chico y tener ganas de divertirse y pasarla bien con sus compañeros y ser algo revoltoso, también tenía claro que, para seguir en esto, tenía que ir a entrenar, a pesar de que hicieran siete grados bajo cero. Y bueno, terminamos metiéndonos en una iglesia que tenía una canchita de baby y, muy a pesar nuestro porque hacía muchísimo frío, terminamos haciendo un entrenamiento ahí".

 

El click que salvó a Enzo Fernández: doble turno y de Séptima a Reserva

 

Desde que pisó las categorías Pre-infantiles, siempre jugó de titular. En Infantiles, también. "Marcaba la diferencia, siempre fue protagonista", aseguró Pablo Esquivel, su descubridor. "Sobresalía mucho", nos agregó Bruno Quinteros. Sin embargo, cuando le tocó pasar de Infantiles a Juveniles, en Novena, no le tocó jugar mucho: "Quizás al no tener un desarrollo físico apropiado, y al River traer muchos chicos del Interior, hubo momentos en los que estuvo más postergado, donde tuvo que jugar en Liga Metropolitana en lugar del torneo de AFA", intentó entender Bruno.

En ese momento, tuvo que hacer un click: "Empezó a entrenar doble turno, a ir a un centro de entrenamiento, a tener una nutrición exacta para un jugador de fútbol. En Octava, con el Tapón Gordillo como DT, se ganó el puesto y su evolución fue terrible. En Séptima ya fue a entrenar con Reserva, ya estaba preparado", explicó Pablo, mientras que Bruno nos agregó otro factor clave: "Siempre tuvo a la familia atrás acompañándolo para que esté siempre presente en los entrenamientos. Ese contexto de la familia, más en los momentos en los que no le tocaba jugar tanto, hicieron que Enzo pudiera llegar a tener su oportunidad"

 

16 años después, la visión del descubridor de Enzo Fernández: "Pegale, vas a hacer un gol"

 

"Gordo, no te mandé antes porque seguro te llegaron muchos mensajes. El otro día, cuando te vi entrar a la cancha, se me cayó un lagrimón. Te lo merecés. A seguir por más, amigo. Si te toca entrar el sábado de titular, no tengo dudas de que la vas a romper, son los partidos que te gusta jugar", fue el primer mensaje que Esquivel le envió a Enzo el viernes, un día antes del duelo ante México, y le mostró a TyCSports.com. Luego, tiró su augurio: "Ah, pegale de afuera, sé que vas a hacer un gol".

El "Gordo" contestó unas horas después: "¡¡¡Muchas gracias, amigo!!! Te quiero", y un corazón más unas manos levantadas. Además, respondió al vaticinio con un "ojalá así sea". Y fue, le pegó. El "músico" que prometía en La Recova cumplió con la profecía y, con su mejor melodía, firmó el tanto más lindo de la Copa del Mundo hasta el momento y confirmó un triunfo sufrido ante México que le dio vida a la Argentina.