El misterio del avión desaparecido en Chubut con tres tripulantes brasileños

Había partido del aeropuerto de El Calafate el 6 de abril. Lo buscaron por agua, aire y tierra. Pero no encontraron nada.

09 Mayo de 2022 11.22

Ya pasó un mes de la desaparición de un avión con tres tripulantes brasileños en Chubut y todo sigue siendo un misterio. Ni un rastro de la máquina. Tampoco de quienes la tripulaban.

En un primer momento, se hizo una búsqueda intensa por tierra, agua y aire. Luego se limitó a una sola estrategia: buscarlo en el mar porque había una mínima pista, la última señal de un celular de alta gama de uno de los ocupantes.

El 6 de abril pasado se produjo la primera tragedia de una seguidilla de casos que sacudieron a Chubut en menos de un mes: un avión que había partido del aeropuerto de El Calafate con destino a Trelew desapareció de los radares a menos de una hora de haber despegado.

Los tripulantes del avión perdido en Chubut poco antes de partir. A un mes, ninguna pista. 

Los tripulantes del avión perdido en Chubut poco antes de partir. A un mes, ninguna pista.

Viajaban el empresario de la construcción (dueño y piloto) Antonio Carlos de Castro Ramos, de 67 años, y dos amigos, el ginecólogo Gian Carlo Nercolini (61) y el abogado Mario Enrique Da Silva Pinho (64). Todos de la ciudad brasileña de Florianópolis.

Habían participado días antes de un festival realizado por el aeroclub de Comodoro Rivadavia en homenaje al 40 aniversario del desembarco argentino en Malvinas.

Finalizado el festival, decidieron realizar una visita de turismo a El Calafate, en Santa Cruz. Y, junto a otros dos aviones con ocupantes argentinos, decidieron regresar el miércoles 6 de abril.

Las tres aeronaves partieron juntas desde El Calafate. Iban juntas, se comunicaban y observaban en el aire unas a otras. Pero a poco de una hora de viaje, el monomotor Van's RV-10, matrícula PP-ZRT, de bandera brasileña, desapareció.

Durante dos semanas se lo buscó. Llegaron especialistas de Brasil. También, familiares de los tripulantes. Hasta que el operativo se dio por finalizado. “Ya no hay posibilidades de encontrar a alguien con vida”, dijo José Mazzei, director de Defensa Civil de Chubut.

Dos días después, el mismo Mazzei contó que “había una señal de un celular de alta gama de uno de los tripulantes que ubicaba al avión sobre el mar, cerca de Comodoro Rivadavia en el momento de la última comunicación".

"Lo vamos a buscar en el mar”, señaló. Y es lo que siguen haciendo. La búsqueda continuará ahora en un sector limitado, cercano a Comodoro Rivadavia, hacia donde pudo virar la máquina. 

En la provincia de Chubut hubo otros episodios trágicos en abril: el viernes 15, una joven de 21 años y su hermanito de 4 salieron a probar un bote en las aguas del Lago Musters, cercano a la ciudad de Sarmiento, en el sur de la provincia. Los sorprendió una tormenta. El cuerpo de Luna Pacheco apareció a las pocas horas. Al igual que el gomón. Pero todavía buscan al pequeño Baruc.

El sábado 23, Leonardo Almada (27) salió a la mar con una embarcación artesanal hecha con dos tanques. La corriente lo arrastró a la altura de Caleta Córdoba, en Comodoro Rivadavia. Todavía lo buscan.