• Dólar
  • BNA $900.5 ~ $940.5
  • BLUE $1420 ~ $1420
  • TURISTA $1440.8 ~ $1440.8

15 C ° ST 12.98 °

Unión Radio 91.3 en vivo

"Apostar no es un juego", el duro mensaje sobre este flagelo de la Pastoral Social

Las principales pastorales de todo el país emitieron una declaración conjunta donde alertaron y propusieron medidas. Alarma por el vínculo de las apuestas con el fútbol. Solicitaron el "bloqueo de sitios de juego en establecimientos educativos".

11 Julio de 2024 09.45

La Iglesia Católica emitió hoy una fuerte declaración sobre el juego online ilegal y el fenómeno de creciente de ludopatía entre niños y adolescentes. En el comunicado firmado por las principales pastorales, los obispos y sacerdotes reclamaron al Gobierno medidas urgentes y presentaron una serie de sugerencias.

“Equipos de la Pastoral Social de distintas provincias del país queremos expresar nuestra profunda preocupación por lo que está pasando con las denominadas apuestas online. Coincidimos en que se está naturalizando una conducta muy nociva para todas las personas, para la vida en comunidad y, sobre todo, para adolescentes y niños y sus familias”, difundió la Iglesia Católica la declaración “Apostar no es un Juego”, que firmaron decenas de Pastorales Diocesanas.

“Se está naturalizando una conducta muy nociva para todas las personas, para la vida en comunidad y, sobre todo, para adolescentes y niños y sus familias. En nuestras ciudades, pueblos y comunidades rurales, vemos que esta adicción se va incrementando. Advertimos que es una realidad que no discrimina ni clase social ni regiones geográficas”, marcaron con preocuopación en el documento. 

Tras destacar que “los chicos están apostando hasta en los recreos”, apuntaron contra la legalización de los juegos “online”. Y en este sentido dicen en el documento que esto “logró aumentar la riqueza de quienes manejan el negocio y, paralelamente, aumentar la cantidad de apostadores en general y de adictos ludópatas o potenciales ludópatas. Nunca se debió permitir. En nuestras provincias observamos cómo esta actividad crece de manera exponencial entre los más jóvenes que son especialmente vulnerables ante el estímulo del juego. La preocupación de docentes y padres ha trascendido públicamente a través de testimonios en distintos medios de comunicación de todo el país, con casos dramáticos y, algunos de ellos, trágicos”.

“Les pedimos a las autoridades que en cada distrito o jurisdicción regulan las apuestas online y los juegos de azar, que tomen medidas inmediatas -en algunos casos se vienen implementando- para impedir el acceso de menores de edad a los sitios que se han legalizado; que se restrinja todo tipo de publicidad sobre este negocio; que no se otorguen nuevas licencias de juego online; que no se renueven las que están vigentes; y que se denuncien los sitios ilegales para que sean bloqueados de inmediato”, continuó.

Entre las sugerencias, la Iglesia incluyó “bloqueo de sitios de juego en establecimientos educativos; impedimento de medios de pago asociados a cuentas en las que se depositen los pagos de planes y programas sociales; bloqueo de dominios de internet de sitios ilegales; cierre de cuentas bancarias que se han utilizado para realizar apuestas ilegales; aumento de las penas previstas en el Código Penal para quienes permitan el acceso a la actividad de juego de azar a menores; campañas preventivas sobre el consumo problemático del juego; aumento de las restricciones de acceso de menores mediante filtros e identificación biométrica; prohibición de la publicidad”.

“Nos preocupa que se vinculen las apuestas online con el deporte, especialmente con el fútbol. Todos sabemos que en la Patria de los campeones del mundo el fútbol, por ser el deporte más popular, tiene un fuerte arraigo cultural y afectivo en cada rincón del país. Es penoso que desde ámbitos del deporte se promocione algo que va en contra de la salud. Cuando vemos en nuestras provincias los estragos que está causando esta y otras adicciones, surgen algunas preguntas: ¿Adónde nos están conduciendo los que promocionan esto? ¿Qué buscan fomentando algo tan peligroso y dañino para la sociedad? ¿Por qué lo hacen?”, se preguntaron.