• Dólar
  • BNA $163.25 ~ $171.25
  • BLUE $316.00 ~ $320.00
  • TURISTA $268.95 ~ $282.15

37 C ° ST 35.22 °

Unión Radio 91.3 en vivo

¿La Justicia entra a Gran Hermano?: cómo es el procedimiento judicial tras la demanda del Presidente a Alfa

El abogado Gregorio Dalbón aseguró que llevará a la Justicia al participante que agravió a Alberto Fernández.

21 Octubre de 2022 12.52

Gregorio Dalbón, abogado del presidente de la Nación Alberto Fernández, anunció que le iniciará una demanda judicial por daños contra el honor a Walter Santiago, apodado “Alfa”, el participante del programa “Gran Hermano” que dijo que años atrás el ahora jefe de Estado le pidió coima. El procedimiento judicial está reglado y Alberto Fernández atravesó el mismo cuando demandó a la titular del PRO, Patricia Bullrich, cuando dijo si gobierno había pedido “un retorno” para traer al país la vacuna de Pfizer.

El primer paso es la presentación formal de la demanda civil. Luego de eso hay una primera intervención que no es judicial. Actúa un mediador que busca acercar a las partes y tratar de resolver el conflicto para evitar el inicio de la causa judicial. Lo que el damnificado busca es que haya un pedido de perdón por los dichos y una retracción pública.

La pregunta que surje es cómo se hace ese procedimiento en este caso que una de las partes está interviniendo en un reality show que tiene como regla no salir de la casa ni tener contacto con el exterior. Desde ya que el reglamento de un programa de televisión no está por encima de la legislación, por lo que si se avanza en la demanda y en la audiencia de conciliación eso se debe concretar. Puede ser de manera presencial o virtual, lo que suele utilizarse como herramienta por la pandemia del coronavirus y que agiliza el trámite.

Si la mediación fracasa, se pasa a la causa civil. Allí también hay primero una audiencia en la que se busca llegar a un acuerdo. Si tampoco hay conciliación se pasa formalmente al expediente judicial y a su resolución, lo que puede demorar años ya que hay instancias de apelación. Ese procedimiento es el que hizo Alberto Fernández con Bullrich. No hubo acuerdo y el jefe de estado la demandó por 100 millones de pesos.

Lo mismo ocurrió con el ex ministro de Salud Ginés González García y Bullrich. Ambos estuvieron cara a cara la semana pasada en la audiencia civil en la que Bullrich no se rectificó de sus dichos sobre el presunto retorno.

“Claudio Ferreño, la mano de derecha de Alberto Fernández. a Alberto Fernández lo conozco hace 35 años. Alberto Fernández a mi me coimeó un montón de veces, lo conozco muy bien”, dijo “Alfa” en una de las primeras emisiones del programa que comenzó esta semana.

La vocera presidencial, Gabriela Cerruti, hizo referencia al episodio en su cuenta de la red social Twitter. “El Presidente no tiene información sobre esta persona ni recuerda haberla conocido. Como es sabido por todas y todos, a lo largo de su trayectoria pública @alferdez nunca se vio involucrado en hechos de corrupción. Ha hecho de la transparencia un propósito central de su gestión en la función pública. Preservando su honor, no podemos naturalizar que se alguien se exprese ligeramente de un modo tal que solo busca difamarlo y desprestigiarlo. Ser una persona decente y honesta es un valor irrenunciable, por lo que solicitamos a @telefenoticias, a la producción de #GranHermano y al participante que se retracten y cesen en esta actitud agraviante”, sostuvo Cerruti.

Luego, Dalbón, también en su cuenta de Twitter anunció el inicio de la demanda. “Sin perjuicio de lo dicho por la vocera presidencial y en caso de persistir la injuria al Presidente de la Nación, @alferdez me instruyó a iniciar las acciones civiles por daño contra su honor. Esperamos evitar el dispendio judicial innecesario con la retractación”, sostuvo.

Santiago Del Moro, conductor de Gran Hermano, hizo referencia a lo sucedido. “Este es un programa que trabaja con cámaras abiertas y se conoce a nivel mundial, los integrantes ingresan, ellos entran a una casa que tiene más de 60 cámaras con más de 70 u 80 micrófonos. Lo que ellos digan adentro de la casa corre por cuenta de ellos mismos. De hecho, cada participante antes de ingresar a la casa de Gran Hermano acá y en el mundo, firma un documento que se hace responsable por las cosas que dice y por las personas que nombra”, sostuvo Del Moro.