• Dólar
  • BNA $145.00 ~ $153.00
  • BLUE $286.00 ~ $290.00
  • TURISTA $239.25 ~ $252.45

14 C ° ST 13.59 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Causa Vialidad

La defensa de Julio de Vido cuestionó las pruebas de la fiscalía y aseguró que "no hubo sobreprecios"

Los letrados Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiro señalaron que las pruebas presentadas por el fiscal son un “fracaso rotundo”.

(Archivo)

13 Septiembre de 2022 13.29

Este martes tuvo lugar la segunda jornada del alegato por parte de la defensa del exministro de Planificación, Julio De Vido. Los letrados, Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiro, enfatizaron en que “no hubo sobreprecios en las obras” durante su gestión y volvieron a criticar con dureza a los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola quienes solicitaron diez años de prisión para el arquitecto.

El primero en tomar la palabra pasadas las 9 de la mañana fue Rusconi. Calificó la actuación del fiscal Luciani de “fracaso rotundo” e insistió con que “no hubo sobreprecios” en las obras y que su defendido es inocente en la causa por la que está imputado por 'asociación ilícita' por supuestamente querer favorecer al empresario Lázaro Báez en la adjudicación de las mismas.

Un tramo importante del alegato de Rusconi pasó por dar cuenta de los testimonios de otros testigos -entre ellos empresarios como Ángelo Calcaterra- que declararon la inexistencia de sobreprecios en las obras y que no existió delito alguno. A raíz de ello, mencionó que hubo “sesgo” y “un grado de falta de objetividad inadmisible” parte de la fiscalía.

“Si solo dependíamos de la búsqueda de verdad del Ministerio Público Fiscal íbamos a terminar como terminó”, agregó Rusconi.

Maximiliano Rusconi
Maximiliano Rusconi, abogado defensor de Julio De Vido. (Foto: captura de pantalla).

Por su parte, Gabriel Palmeiro, volvió sobre la tesis de Rusconi que quita a De Vido de la máxima responsabilidad de adjudicación de la obra pública y, por ende, ser una suerte de “cabecilla” de la “organización ilícita.

“(Julio De Vido) no tenía injerencia en las obras y a quiénes se adjudicaban las mismas en cada provincia”, señaló exactamente el abogado Palmeiro.

En la misma línea, volvió a poner el foco en las actuaciones de otros funcionarios y poderes del estado que aprobaron presupuestos en base al visto bueno de, por ejemplo, ministros de Economía y jefes de Gabinete.

Del mismo modo que Rusconi, Palmeiro habló de una “segmentación de la historia” y de “imputaciones porque esta parte no la pudimos ver y analizar” por parte de la fiscalía.

Otra de las estrategias de la defensa pasó por vincular a los supuestos sobreprecios con la existencia lógica de “ampliación de partidas” vinculadas al proceso inflacionario existente en el país durante esos años.

“Para que el presupuesto no adolezca de rigideces se prevé que pueda ser modificado”, dijo Palmeiro al tiempo que chicaneó a Luciani: “Habría que preguntarle al fiscal si en algún momento se le aumentó el sueldo si es si eso fue posible gracias a un aumento de presupuesto que él está cuestionando”.