Violento robo al padre de Diego Schwartzman: “Me dijo que me iba a cortar la cara”

Ricardo, papá del tenista, sufrió un violento asalto en su local. El delincuente fue detenido.

18 Abril de 2022 09.51

Ricardo, el padre del tenista Diego "Peque" Schwartzman, sufrió un violento asalto este domingo en el local de ropa que tiene en el barrio de Palermo, donde un ladrón ingresó al negocio y lo amenazó con una trincheta.

El robo ocurrió cerca del mediodía del domingo, cuando Ricardo, de 65 años, se disponía a abrir su negocio de ropa y artículos deportivos, ubicado en la calle Honduras al 4900.

"Fui como todos los días, nosotros trabajamos de lunes a lunes, es un local familiar que tenemos por necesidad como todo el mundo", contó el comerciante en diálogo con Radio Rivadavia. Cerca de las 13 ingresó una persona al local que comenzó a pedirle dinero.

Ricardo comentó que esta es una situación que se repite con bastante frecuencia en el barrio, y que por eso siempre suele tener algo de mercadería para regalar a los chicos.

"Hay muchos chicos pidiendo, siempre tenemos cosas para regalar, remeras, gorros. Algunos agradecen, otros vienen de mala manera y te dicen '¿esto me vas a dar?'", comentó el comerciante.

Como recién abría su negocio, Schwartzman le contestó que no tenía nada. Allí fue cuando se puso violento. "El hombre cerró la puerta. Es un negocio chico el nuestro, vino detrás del mostrador, empezó a apretarme, a hablarme. Amenazas feas", agregó.

Del otro lado del mostrador, el ladrón tomó una trincheta y amenazó al comerciante: "Dame la plata o te corto toda la cara", le dijo. Schwartzman le dijo que se lleve lo que había en la caja, le dio un poco de efectivo que tenía encima, junto a un teléfono celular Samsung S8, mochilas, un parlante y un equipo de música. 

Todo el asalto duró cerca de quince o veinte minutos.

Schwartzman le había enviado un mensaje a un comerciante vecino para saludarlo minutos antes de entrar. Allí le puso "Llegaste? estás?". Su colega lo interpretó como un llamado de atención y comenzó a mirar para el local. Detectó que algo estaba pasando y decidió llamar a la policía.

A raíz de un problema físico producto de una operación, Schwartzman —contó en la entrevista— tiene una movilidad reducida, por lo que le pidió al asaltante que no le hiciera nada. "Un empujón podía ser muy peligroso", dijo.

Mientras tanto, tres oficiales se acercaron al local pocos minutos después. Allí salieron a buscar al asaltante, al que detuvieron a una cuadra del negocio, en la esquina de Borges y El Salvador, mientras intentaba escapar. "A uno de los oficiales lo apodé Spider-Man, fue muy ágil", contó el comerciante.  

"Nos conformamos con que nos pase nada", lamentó, resignado, Schwartzman padre, luego del robo. Además contó que tienen el local desde hace siete meses, y que trabaja con uno de sus hijos y su yerno. Venden gorros de una marca propia y algo de ropa deportiva.

De acuerdo a la información policial, el detenido tiene 37 años y posee dos contravenciones como "trapito" labradas en marzo y abril pasados.