• Dólar
  • BNA $186.50 ~ $194.50
  • BLUE $373.00 ~ $377.00
  • TURISTA $306.90 ~ $320.10

22 C ° ST 22.29 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Crisis en Brasil

Lula acusó a policías y militares de ser cómplices de los ataques en Brasilia

Dijo que alguien les abrió las puertas del palacio presidencial para que los manifestantes ingresaran: “No hay ninguna puerta quebrada”, afirmó.

(Foto: Reuters)

12 Enero de 2023 16.24

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, afirmó este jueves que miembros de la Policía y de las Fuerzas Armadas fueron conniventes con los bolsonaristas radicales en la intentona golpista del domingo pasado que incluyó el asalto a las sedes de la Presidencia, el Congreso y la Corte Suprema de Brasil.

“Quiero ver los videos grabados dentro de la Corte Suprema, dentro del Palacio (presidencial de Planalto). Hubo mucha gente connivente. Hubo muchos miembros de la Policía conniventes, muchos miembros de las Fuerzas Armadas aquí dentro conniventes”, aseguró en un desayuno con periodistas.

El mandatario dijo que aún no habló con sus colaboradores sobre sus sospechas porque está esperando que la situación se calme un poco, pero afirmó que está convencido de que a los protagonistas de los actos antidemocráticos del domingo les abrieron las puertas.

“Estoy convencido de que la puerta del Palacio de Planalto (sede del gobierno) fue abierta para que esas personas entraran porque no hay ninguna puerta quebrada. Es decir, que alguien les facilitó la entrada aquí”, añadió.

 

De quién depende la seguridad del palacio presidencial

La seguridad de Planalto depende tanto de la Guardia Presidencial, un batallón del Ejército, como de los agentes de la Policía Militarizada de Brasilia, algunos de los cuales aparecen en videos confraternizando con los asaltantes.

“La imagen que tengo es de unas Fuerzas Armadas que saben que su papel está definido en la Constitución. Las Fuerzas Armadas no son el poder moderador que creen que son. Su papel está definido en la Constitución y es lo que quiero que hagan bien hecho “, dijo.

Los miles de seguidores del expresidente Jair Bolsonaro asaltaron el domingo las sedes de los tres poderes en un intento de presionar un golpe de Estado contra Lula, protagonizando la jornada más difícil de la democracia brasileña desde el fin de la dictadura en 1985.

El violento ataque concluyó con la detención de unas 1.800 personas, de las que una tercera parte fue liberada por razones humanitarias, aunque seguirá vinculada al proceso.

 

Lula anunció que comenzó una depuración en la Presidencia

El presidente dijo que ya inició un proceso de selección de personal para retirar a los bolsonaristas que trabajan en la Presidencia. “La verdad es que el Palacio estaba repleto de bolsonaristas, de militares, y estamos viendo si conseguimos corregir eso para poner a funcionarios de carrera, de preferencia a civiles que estaban aquí y fueron transferidos”, afirmó.

Sobre las críticas a su ministro de Defensa, José Múcio, por no haber adoptado medidas para impedir los ataques que al parecer habían sido previstos, Lula afirmó que confía en su colaborador y que lo conservará en el cargo.

“Si tengo que sacar a cada ministro en el momento en que cometa un error, será la mayor rotación de mano de obra en la historia de Brasil. Todos cometemos errores”, dijo.