• Dólar
  • BNA $163.25 ~ $171.25
  • BLUE $316.00 ~ $320.00
  • TURISTA $268.95 ~ $282.15

30 C ° ST 29.17 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Rusia

Liberaron a un hombre que había obligado a otro a cavar su propia tumba tras descubrir que abusaba de su hija de seis años

El caso dividió la opinión pública en Rusia porque se generó en el abuso de una menor. Finalmente el acusado quedó en libertad tras cumplir seis meses en un penal.

(Foto: The Mirror).

29 Octubre de 2022 11.52

Vyacheslav Matrosov, un padre que obligó a su “mejor amigo” a cavar una tumba y matarse cuando descubrió que el hombre había abusado sexualmente de su hija de seis años, fue liberado tras pasar medio año en un penal de Rusia.

El ruso, de 35 años, había sido sentenciado a 18 meses de cárcel en 2021, pero fue liberado un año antes del final de su condena.

Matrasov había descubierto en el celular de quien pensó su amigo, Oleg Sviridov, de 32 años, videos en los que ese hombre abusaba sexualmente de su hija y la nena lo suplicaba que la dejara tranquila.

El padre llevó entonces a su “amigo” a un bosque de la región de Samara y le obligó a cavar una tumba anónima. El abusador murió poco después por heridas de cuchillo luego de una pelea con Matrosov, que enterró en secreto su cadáver en la tumba.

Matrosov fue detenido inicialmente como sospechoso de asesinato, pero el cargo provocó una ola de simpatía e indignación de los rusos. Una petición firmada por más de 2500 vecinos exigía la liberación del hombre. “Todo padre habría hecho esto (matar a alguien que vieron abusando de su hijo). Esto será un ejemplo para todos. Por lo tanto, exigimos comprensión del poder ejecutivo, el Ministerio del Interior y el Comité de Investigación”, decía el documento.

Luego, en septiembre de 2021, fue condenado por incitar a su amigo al suicidio por el Tribunal de Krasnoglinsky.

Ahora, según informa el diario británico The Mirror, Matrosov obtuvo una liberación condicional y pudo volver a su casa.

Oleg Sviridov.
La tumba en la que encontraron el cuerpo de Oleg Sviridov. (Foto: The Mirror).

El hombre, que trabajaba en una fábrica de motores de cohetes, podría haber sido encarcelado durante 15 años si hubiera sido acusado de asesinato. Finalmente, se enfrentó a un juicio por “incitar a una persona al suicidio o intento de suicidio mediante amenazas o abuso”, lo que conllevaba una sentencia máxima de seis años.