• Dólar
  • BNA $165.75 ~ $173.75
  • BLUE $309.00 ~ $313.00
  • TURISTA $272.25 ~ $285.45

34 C ° ST 33.12 °

Unión Radio 91.3 en vivo

El hijo de Gilda habló de la tragedia de su madre, su abuela y su hermana: "Tuve que habitar el dolor y ver lo bueno"

Por primera vez en televisión, Fabricio "Chio” Cagnin se refirió al accidente que presenció cuando apenas era un niño. Además, habló del vínculo con su padre.

16 Octubre de 2022 20.07

El hijo de Gilda, Fabricio “Chio” Cagnin, estuvo por primera vez en televisión. Invitado a La peña de morfi (Telefe), habló a corazón abierto sobre el accidente en el que murieron su mamá, su abuela y su hermana, contó cómo fue convivir con el dolor y se refirió al vínculo que lo une a su papá.

“Tengo 34 años bien vividos y estoy en un momento muy hermoso de mi vida porque pude atravesar mucho. Hoy estoy acá y lo hago por mí. Es reconocerme, reencontrarme conmigo. Perdí ese nene, que fue testigo de ese momento tan duro, quedó en el olvido. Yo tuve que salir adelante cerrando puertas y persianas. Ahí dejé encerrado a este nene y dejé encerrado también el reconocerme como 'hijo de...'”, comenzó diciendo sobre el accidente que le costó la vida a gran parte de su familia.

Acto seguido, reflexionó sobre la figura de su mamá: “Gilda creció y se magnificó. Hoy, gracias a la gente, es un ícono popular muy respetado. Eso me genera orgullo, pero eso en su momento me arrastraba al dolor por todo lo que se vivió y por lo que perdí en el camino”.

El hijo de Gilda habló por primera vez en TV y contó su historia de vida: “Tuve que habitar el dolor”

Tras el accidente, Chio contó que su papá lo resguardó y aseguró que pudieron trascender el vínculo padre e hijo. “A partir de ahí no volví a mi casa de Devoto. Me fui a vivir con mi papá y mi abuelo a Ciudadela. Siempre me mantuvieron muy hermético. Yo perdí muchísimo, pero mi papá también y supo convivir con ese dolor, correrlo un poco y darme valor a mí y acompañarme”, expresó.

Luego recordó que él siempre evitó contar que era hijo de Gilda así como tampoco quería escuchar sus temas. “Con el tiempo, pude ir, agarrar a ese nene, transformar lo que me pasó. Tuve que habitar el dolor y ver lo bueno”, admitió. Y sentenció: “A mí mi mamá, mi hermana y mi abuela durante esos ocho años me enseñaron muchísimo y su partida también porque me volvieron más consciente de vivir el momento (...) Habito el presente transformando el dolor y trayéndolas conmigo”.

 

El legado musical de Gilda

 

En 1992 salió su primer disco De corazón a corazón (1992). La respuesta no fue la deseada. La compañía estaba quebrando y no tuvo la ayuda necesaria para que sonara en las radios. Para el siguiente paso, se tomó la cuestión en serio y comenzó a leer libros, a buscar frases, y a conocer más sobre el ambiente de la bailanta. Entendió que la movida tropical es el baile del pueblo. Al año siguiente salió La única, con mejor suerte y con temas como “Corazón herido”, “Baila esta cumbia” o “La puerta”. En aquellos días, Gilda comenzó a recorrer los escenarios con éxito. Empezó a dormir en los ratos libres en el estudio de grabación o en el micro.

Pasito a pasito con...Gilda (1994) subió la apuesta con canciones como “Noches vacías” y “No me arrepiento de este amor”. Esa maestra jardinera se estaba transformando en una ídola popular. El siguiente disco fue Corazón valiente que la consagraría como una de las grandes figuras gracias a temas como “Amame suavecito”, “No te quedes afuera”, “Paisaje” (una versión del cantante italiano Franco Simone) y “Fuiste” (basada en la historia de un amigo que la había dejado su novia).