• Dólar
  • BNA $904.5 ~ $944.5
  • BLUE $1425 ~ $1425
  • TURISTA $1447.2 ~ $1447.2

13 C ° ST 12.67 °

Unión Radio 91.3 en vivo

En medio del contexto electoral

Presupuesto 2024: El Gobierno espera un dólar a $600 y una inflación del 70%

Los datos surgen de las estimaciones del documento que Economía enviará al Congreso. Además, se revisaron los cálculos para 2023, que estipulan que el IPC cerrará el año en 135% y el tipo de cambio oficial pasaría a $367 en diciembre.

-

16 Septiembre de 2023 00.34

El debate por el Presupuesto previsto para 2024 ya tomó temperatura antes de empezar. El martes pasado, el candidato presidencial de La Libertad Avanza, Javier Milei, pidió a Sergio Massa “dispensar transitoriamente” la presentación del proyecto y si bien en el Ejecutivo habrían decidido patear la discusión hasta que se conozca el resultado de las elecciones, sí decidieron cumplir con los plazos estipulados legalmente y llevar sus proyecciones de gastos e ingresos al Congreso.

De acuerdo a las estimaciones oficiales, la inflación prevista por el Palacio de Hacienda para el 2024 sería de 70% en la medición punta a punta. Además, también se revisaron los cálculos para el cierre de este año, ya que se espera que el nivel de precios cierre en 135%, más del doble del 60% establecido originalmente.

La explicación del Gobierno para alcanzar esa pauta tiene que ver con que, de acuerdo a la perspectiva oficial, si el Congreso aprobara el Presupuesto y se cumplieran las metas de equilibrio fiscal, “desaparecería la necesidad de emitir dinero para financiar al Tesoro”. Además, ya sin el impacto de la sequía, mejoraría el ingreso de divisas para las reservas producto de una suba en las exportaciones y sumaría mayor estabilidad al mercado cambiario.

Por otra parte, en Economía también consideraron en el dólar oficial, que parte de una base de $350 hasta el 15 de noviembre, pasaría a $367 en diciembre de este año y llegaría a $600 para fines de 2024.

Pero incluso las cifras que se plasmaron en la hoja de gastos e ingresos se alejan de las previsiones privadas. A modo de ejemplo, en el último Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) que publica el Banco Central (BCRA), los analistas estimaron una inflación anual de 169,3% para 2023 y anticiparon que los precios avanzarán 124,7% en 2024. En tanto, en lo que respecta al dólar, en el REM se estimó que para fin de este año rondará los $510,01.

En tanto, en las proyecciones presupuestarias también se espera que este año finalice con una caída del 2,5% del PIB este año y que se registre una recuperación que se traduzca en una suba del 2,7% del producto en 2024.

Uno de los puntos claves en la discusión de este año tiene que ver con las metas fiscales, especialmente por las inquietudes en relación con el costo sobre la recaudación que despertaron las últimas medidas implementadas por Sergio Massa para contener el impacto de la inflación producto de la devaluación implementada por el propio Gobierno después de las PASO.

En este sentido, el objetivo fiscal de este año y el que sigue se mantiene en línea con lo acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), es decir, de una reducción del 1,9% para 2023 y una baja de 0,9% para 2024.

Paralelamente al proyecto presupuestario, el Gobierno adjudicó una separata para tratar en el Congreso lo que denomina el impacto del gasto tributario. Es decir, que quiere revisar una serie de rubros que cuentan con beneficios impositivos, reducen la recaudación y que representan 4,7 puntos del PIB y permitirían -siempre sobre cálculos oficiales- alcanzar un superávit de un punto del producto.

Entre esos sectores se encontrarían Ganancias a los jueces, deducciones de IVA sobre directores de compañías, Bienes Personales de muebles rurales radicados en el país y en el exterior, y el régimen especial sobre Tierra del Fuego.

Además, en relación con los subsidios a la energía, se prevé continuar con la política de aumentar las tarifas, especialmente sobre aquellos usuarios de mayores ingresos. Para el año que viene se espera que ingresen por esta vía recursos equivalentes a un punto del PIB.

Por otro lado, no se prevé crear nuevos impuestos en el Presupuesto de 2024 –más allá de la discusión de la separata-, así como también se espera que a través del Impuesto PAÍS (también agravado sobre las importaciones de bienes y servicios) impulse ingresos por 0,4% del producto.

“Este año hubo que remarla muy desde abajo o nadar en dulce de leche por la sequía, la caída en las exportaciones, las menores reservas en el Banco Central, con todo lo que implica en la estabilidad del mercado cambiario oficial y los paralelos. Luego también se sintió el impacto de la sequía en los precios. Hubo componentes de costos que también impactaron fuerte en la inflación y en el frente fiscal, que implicó en los primeros meses un aumento del déficit en relación con lo que estamos esperando”, justificaron en Economía.

Más allá de que el Gobierno envió en el Presupuesto al Congreso, el tratamiento formal llevará mucho tiempo y está atravesado por la campaña electoral. No darían los tiempos para debatirlo antes de las próximas elecciones. Además, luego del pedido de Javier Milei, en el massismo dejaron trascender que aceptarían postergar el debate y en Juntos por el Cambio analizaron que se trataría de un acuerdo de campaña para dejar afuera a la coalición opositora.

Sin embargo, esta discusión ya se traslada al ámbito legislativo e involucra otras cuestiones políticas. Por el costado técnico, en Economía definieron cumplir con la normativa, cerraron sobre el filo de la fecha límite el proyecto presupuestario y dejaron el debate en las puertas de la Cámara de Diputados. “Nosotros ya hicimos nuestro trabajo. Ahora que se arreglen ellos”, se frotaban las manos en despachos oficiales.

 

 

(Fuente: Todo Noticias)