• Dólar
  • BNA $131.75 ~ $139.75
  • BLUE $287.00 ~ $292.00
  • TURISTA $216.15 ~ $229.35

16 C ° ST 14.67 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Racing fue premiado en el festival de Cannes por concientizar sobre el Alzheimer

El club realizó una campaña en abril junto a la Fundación ALMA y tuvo como protagonista al defensor Leonardo Sigali.

27 Junio de 2022 23.29

El tradicional Festival Internacional de Creatividad Cannes Lions otorgó a Racing y a la Fundación ALMA un León de Plata como reconocimiento a la campaña que realizaron en conjunto hace unos meses y que sirvió para darle visibilidad al Mal de Alzheimer.

No me acuerdo”, como fue bautizado este spot que tuvo de protagonista principal al defensor Leonardo Sigali, fue visto por más de 21 millones de personas.

El Festival Internacional de Creatividad Cannes Lions es conocido como el Festival Internacional de la Creatividad y reúne a las más importantes personalidades de mundo del diseño, el marketing, la publicidad y las relaciones públicas.

 

La campaña de Racing y Alma para visibilizar el Mal de Alzheimer

 

La campaña se llevó adelante en abril. Todo comenzó con una entrevista de Juan Pablo Vila, periodista de TNT Sports, a Sigali, en la que el capitán de Racing respondió todas las preguntas con un “no me acuerdo”. Esta nota se viralizó en las redes, ya que no se entendía la actitud del jugador.

Finalmente, el club se encargó de difundir un comunicado explicando que se había sumado a una campaña de concientización sobre el Alzheimer: “En Racing, nos comprometemos con la gente y las causas que preocupan a la sociedad. Por eso, nos sumamos a esta campaña de ALMA (Asociación lucha contra el mal de Alzheimer) para ayudar a descubrir los primeros síntomas que pueden pasar inadvertidos”.

Dicha campaña de concientización es una de las tantas que se realizan a nivel global para alertar sobre los primeros signos de esta enfermedad y la importancia de su detección temprana, lo que ayuda en el tratamiento y calidad de vida de los afectados.

 

Qué es el alzheimer

 

La enfermedad se caracteriza por alterar la memoria episódica, la autobiográfica, es decir, la que posee los recuerdos de la historia personal de cada individuo. Diferente es la memoria semántica, que es la que se encuentra más asentada. Por ejemplo, uno sabe que la capital de Francia es París, pero no recuerda cómo ni dónde lo aprendió.

En esta enfermedad, uno de los factores que más influyen es la edad. El Alzheimer generalmente aparece en personas mayores de 60 años, y es justo en ese período de la vida cuando hay alteraciones de tipo existenciales, en donde el individuo cambia sus metas o se producen situaciones de reacomodamiento hacia un nuevo rol social.

Se estima que hay 271.115 afásicos en todo el país. (Foto: Adobe Stock)
Se estima que hay 271.115 afásicos en todo el país. (Foto: Adobe Stock)

Por eso, es fundamental hacer un diagnóstico apropiado con médicos especialistas. Ponerle el sello del Alzheimer a una persona es bastante delicado. Esta patología actualmente es progresiva e irreversible, por lo que el arsenal terapéutico es muy limitado. Lo que los médicos intentan hacer es enlentecer el progreso de la enfermedad y mejorar la calidad de vida del paciente.

Habitualmente, luego de alterarse la memoria episódica, también lo hace la memoria a corto plazo, para después sumarse alguna otra área como la atención o el lenguaje, dependiendo del estadio evolutivo en el que se encuentre el paciente.

Muchas personas experimentan olvidos o retrasos leves de memoria, que son parte del proceso normal de envejecimiento de todo ser humano. La mayoría tiene dificultades ocasionales para recordar una palabra o el nombre de alguien en algún momento de sus vidas. Sin embargo, una persona con Alzheimer u otros tipos de demencia presentará esos síntomas con mayor frecuencia y en un grado más grave.

En su forma típica, se caracteriza por una pérdida de la memoria inmediata y de otras capacidades mentales (tales como las cognitivas superiores), a medida que mueren las células nerviosas (neuronas) y se atrofian diferentes zonas del cerebro. La enfermedad suele tener una duración media aproximada -después del diagnóstico- de diez años, aunque su avance depende de la severidad de la enfermedad al momento del diagnóstico.